La Sombra

Posted by : Mashey Shumey (Juan Carlos Loaysa) | lunes, 20 de julio de 2009 | Published in

Se deslizaba oculta entre el follaje, lejos de los charcos de luz que el sol lograba crear a través de los altos árboles que formaban el bosque, caminaba por las hondonadas deleitándose en la fresca oscuridad en la que había nacido. Le gustaba la tranquilidad del bosque, rota por sus habitantes, por aquellos que habían venido de fuera, por el Elfo desterrado, por la Elfa arquera, por la danzarina haz de luna, por aquel que aún no había descubierto.
Conocía la presencia del desconocido, la intuía, pero aún no lo había sorprendido. Parecía una sombra, ¿un igual?, como era posible en su bosque. El bosque, había nacido allí, y lo había recorrido durante eternidades que ya no recordaba, conocía todos sus laberínticos caminos. Había contemplado a las dríades danzar a la luz de la luna, cambiantes y desarrollándose como su protector halo sobre los árboles, a los animales desde los diurnos hasta sus compañeros de viaje, los nocturnos, el zorro, el lince, la lechuza…
Esa presencia, ¿quién era?, ¿qué motivos le habían impulsado a refugiarse allí? El bosque era un refugio, pero era su refugio. ¿Cómo había osado invadirlo? Los demás se ocupaban de sus asuntos, pero el desconocido parecía deambular por sus dominios. Había descubierto su campamento en mitad de la tormenta, una cabaña mal construida en medio de la conflagración natural, que apenas sí lo protegía.
La luna había aparecido en lo alto y ella bajaría a danzar entre los muertos, y el Elfo la estaría contemplando, la arquera estaría practicando con su diana en algún lugar del bosque. Pero ¿y él?, ¿dónde estaría? Aquel que apareció cuando Cosmos fue devorado por Caos para volver a renacer más fuerte, ¿por dónde vagaría? La sombra se detuvo bajo los árboles, allí se ocultaba….

Córdoba, 2009

(0) Comments

Leave a Response