Hadas

Posted by : Mashey Shumey (Juan Carlos Loaysa) | domingo, 12 de julio de 2009 | Published in


Las hadas descendieron de los árboles, furiosas guerreras de relucientes armaduras. Sus prístinas alas batían sin cesar a sus espaldas. La cólera transpiraba por cada poro de su ser. Una de ellas se destacó del resto, su porte era majestuoso, dos grandes ojos de color azul pálido llenaban todo su rostro dándole un aspecto inquietante. En su mano derecha blandía un temible aguijón. El furioso alarido resonó en todo el bosque.

Sacudió la cabeza con energía “¿me podéis dejar trabajar?” Pero ya sabía que era inútil, cuando el bosque tomaba el control perdía su capacidad volitiva sobre su imaginación, quien se creía con derecho para irrumpir en cualquier instante con una visión absurda. Las historias buenas, apenas susurradas, las intentaba llevar hasta el final, con esfuerzo… Sin embargo también se poblaba su imaginación con visiones extrañas y absurdas… ¿Hadas? ¿Cuándo había escrito él sobre las hadas?, nunca. Ni siquiera era capaz de perfilarlas, cómo era un hada, una luminosa fugacidad de alas traslúcidas y grandes ojos de un color imposible. ¿Qué hacían? ¿Revolotear?

Sin embargo su mundo estaba lleno de hadas, oscuras o resplandecientes damas. Las musas que gritaban en sus oídos en las calurosas tardes de aquel verano solitario, que inspiraban un fugaz pensamiento, apenas asido para retirarse rápidamente de la batalla, de la batalla de la Creación, dejándolo de nuevo abandonado en el desierto. Una sed, provocada por la sal, estraga la mente del escritor, busca nuevos manantiales donde beber, la fuente de Castalia es su objetivo, y no obstante, parece tan lejana…

Las hadas siguen presentes, silenciosas, contemplando a veces, otras marchándose y dejándole un ligero poso de hiel, robando el agua que necesita para crear, robando los pigmentos necesarios para imprimir un pensamiento en el pergamino. Juguetonas damas del Sidhe, que revolotean luminosas entre la floresta…


Sevilla, 2009

(0) Comments

Leave a Response