Su nombre era...

Posted by : Mashey Shumey (Juan Carlos Loaysa) | domingo, 6 de septiembre de 2009 | Published in

Ella había avisado de su llegada, llevaba meses mandando señales pequeñas y oscuras que solo el destinatario y algunos más sabían descifrar. Sin embargo, él no quiso escuchar, decidió que, o no llegaría nunca, o en el momento en el que llegara, lo encontraría preparado.
Iluso, parecía que no la conocía, cuando habían sido compañeros durante tanto tiempo. Compañeros, e incluso amigos, una amistad en la que mutuamente se hacían compañía, en la que él abría el complejo dédalo de su corazón. Hacía meses que no se veían cuando él fue arrojado al extraño laberinto de los dioses del Caos. Extraño, sí, esa era la palabra, ajeno a su modo de ser, de comprender, su vida había estado regida por Cosmos y ahora…
Sin embargo, ella quedó como compañera, hasta que decidió que no la necesitaba y se marchó. Él no notó su ausencia, colmado por los seres caóticos que lo rodeaban, inmerso en la batalla entre el paladín y el cazador.
Ella volvió, como siempre, silenciosa e inoportuna, ocupó su antiguo sitial y él sintió un vacío en el estómago que nada volvió a llenar. Ella había cambiado o quizá fuera él, lo cierto es que ya no era una compañera a la que hacer confidencias, ya no tenía el antiguo empuje, esperaba pasiva a que él se decidiera y, entre tanto, él la miraba con desconfianza.
Su nombre era Soledad.
Córdoba, Otoño del 2009

(3) Comments

  1. Dafne

    No te dije todo lo que tenía que decirte porque quería dejarte algo aquí escrito ^^ La verdad es que es precioso. A pesar de estar escrito en tercera persona, consigue uno sentirse identificado con "él", es decir, hay algo que hace parecer una narración en primera persona, como si el protagonista hablara de él mismo (algo así como hacía César en la guerra de las galias). Sobre todo he tenido esa sensación en la parte que dice "Iluso, parecía que no la conocía" ahí parece completamente que él mismo se llama iluso, mas que que se lo esté diciendo a otra persona.
    No sé, es precioso.. en serio. Espero poder leer más cosas así por aqui (o por donde sea, con tal de que sean tuyas...) Un beso y encantada de ser la correctora =)

    6 de septiembre de 2009, 19:47
  2. Francisco Javier said...

    Muy bonito, profundo y denso. Creo que podiamos enmarcarlo en una fase "oscura" en tu producción literaria en la cual nos obsequias con relatos intimistas, breves a la par que densos.

    Enhorabuena, sigue asi

    6 de septiembre de 2009, 23:20
  3. Mirthas said...

    Así que me has traicionado y ya no soy el corrector... Ya lo dice aquel dicho que habla de carretas.

    9 de septiembre de 2009, 9:19

Leave a Response