La Dama de la Guerra

Posted by : Mashey Shumey (Juan Carlos Loaysa) | lunes, 24 de agosto de 2009 | Published in

Su fina figura se recortaba en la penumbra de la fría tarde dublinesa. Caminaba velozmente precediendo al grupo, como el explorador de una avanzadilla. Su cabello castaño caía sobre los hombros enmarcando un risueño, y a la par, melancólico rostro. Sus ojos verdes, expresivos como la vitalidad que bullía en todo su ser, cambiaban de color según los caprichos del cielo de Dublín.
Ella era una Dama de la Guerra, que gustaba de enfrentarse a las batallas por sí misma, sin contar con la ayuda de nadie. Su armadura de acero, fraguado al calor de una vida en guerra, era dura como el diamante, difícilmente penetrable para cualquiera que no se ganara su confianza. Su mirada la protegía, sus ojos, espejos del alma, podían ser afilados como agujas o tiernos y sensibles, según las sensaciones que le llegaban del exterior.
Ella jugaba allí donde iba, a veces se enamoraba de un árbol y lo escalaba rozando suavemente sus hojas, buscaba el riesgo cerca de los acantilados escalando las blancas piedras que asomaban como huesos de la isla de Esmeralda mientras el viento jugaba con su cabello.
Solitaria y taciturna, preocupada por lo que ocurría más allá del mar, de rostro serio que, de pronto, podía iluminarse con una sonrisa de gentil bondad, divertida y peligrosa. Ella era la Dama de la Guerra que paseaba por las nubosas calles de Dublín contemplando cada detalle con el que se encontraba en su deambular.
Dublín, verano del 2009

(4) Comments

  1. Mirthas said...

    Dublín... Las tierras de Eire inspiran hasta al más atontado.

    ¿Cuándo los Hijos de la Sangre conseguirán hacerse con esas bellas tierras?

    24 de agosto de 2009, 15:03
  2. Anónimo

    Gracias Juanka!

    5 de septiembre de 2009, 19:19
  3. Francisco Javier said...

    Eres la tercera persona que conozco a la que le asombran los paisajes de Irlanda... algún dia espero viajar allí para sufrir vuestro mismo hechizo

    6 de septiembre de 2009, 23:25
  4. Anónimo

    Unos cuantos años mas tarde! recordando viejas historias y antiguas vivencias he recordado aquel compañero de viaje que un dia me escribio...lo he buscado y aquí estoy! con una sonrisa! gracias! espero seas muy feliz!

    24 de septiembre de 2014, 12:38

Leave a Response