El blanco errado

Posted by : Mashey Shumey (Juan Carlos Loaysa) | viernes, 29 de mayo de 2009 | Published in

La luna se elevaba en el horizonte, despejando con su luz las nubes que amenazaban tormenta. Una sombra se recortaba en el claro rodeado de altos árboles y grandes piedras. El firmamento sobre el claro estaba oscuro, las estrellas aún no habían salido. La oscuridad lo inundaba todo.
La sombra se movió furtiva entre los árboles, se acercó a una de las piedras que empezaba a blanquear bajo la titilante luz de las nacientes estrellas. Se detuvo, a lo lejos se oía un zumbido: el de la flecha volando; se dirigió en pos del sonido que le había llamado la atención. Atravesó el impenetrable bosque de hayas, de plateado tronco y verdeantes hojas, pasó entre los constantes matojos de arbustos aromáticos. El sonido de la flecha se acercaba.
En ese momento la naciente luna iluminó la escena. Los ojos de la sombra captaron en un segundo de arrobo la imagen prístina de lo inefable. El oscuro cabello caía en delicadas greñas por la espalda. El flexible cuerpo estaba tenso mientras apuntaba con el arco hacia el neblinoso blanco. El rostro, un tanto ladeado, estaba iluminado por la luna. Los verdes ojos relampagueaban mirando la flecha, desviada de su objetivo. Sus oscuros labios hacían un gracioso mohín de disgusto reflejado en el bello rostro, a punto de llorar, a causa del errado tiro.

Barcelona, 2007

(0) Comments

Leave a Response